¡Un blog se alimenta de tus comentarios!

sábado, 28 de diciembre de 2013

362/365

Según donde vivas, seguramente habrás visto alguna vez a esa señora ya fusionada con el carro de la compra de un centro comercial o supermercado (que los desvían adrede para que compres más) Sorprendida por los precios, alguna oferta o porque han subido mucho, hace la compra como cualquier otro día. Algunos encuentran en ello un placer extraño.
Tanta crítica que hay hoy en día por la sociedad consumista que nos hemos forjado, yo pregunto si alguien es capaz de vivir sin comprar en ciertas urbes, cierto es que hay gente que se tira de cabeza y compra por comprar, por el hecho de comprar, por el placer de comprar. Como todo, realmente ¿Qué hay de malo? siempre que no perjudique a su entorno, gente y planeta ¿no?